Saltar al contenido

Cómo Hacer una Mesa de Escritorio Casera

Una de las maneras para obtener una mesa de escritorio es optar por hacerlo manualmente. Sabemos que no todo el mundo se considera un manitas en la carpintería o no es un entusiasta de fabricar sus propios muebles.  

Pues hoy queremos ofrecerte una guía muy sencilla para que hasta el más principiante pueda entender. Además, hemos añadido variaciones de los escritorios para que elijas el que más te guste. Sigue leyendo y a trabajar.

Pasos para Hacer tu Escritorio Casero

0. Consejos y Advertencias de Seguridad

Tanto el nivel de detalle, las uniones de las piezas como el material que usarás para el escritorio son decisiones tuyas, nosotros te mostraremos las diferentes opciones que puedes elegir y que funcionarán muy bien. Si ves que el proyecto se te hace grande pide ayuda a un familiar o a un amigo para sujetar o mover piezas.

Ahora una lista de posibles herramientas que necesites:

Ahora sí, comencemos.

1. Decidir cómo Queremos que sea la Mesa

Primero hay que tener en mente cómo queremos que sea el escritorio deseado. Porque, aunque no lo parezca, hay variaciones que podrías estar más interesado que en la mesa común. Cada variación trae sus beneficios y sus desventajas.

Existen las de toda la vida 4 patas en cada esquina de la tabla, sujetadas por caballetes o por otras tablas a dos lados opuestos o incluso colgado de la pared.

2. Cómo Elegir los Materiales

Luego de elegir el diseño ahora podemos elegir los materiales para construir la mesa:

2.1 Tipos de tablas

Lo más común en las tablas de las mesas es usar madera, pero existen otras opciones como usar cristal templado o algún metal resistente. Hay que tener en cuenta que el tipo también influye en las piezas de unión con el soporte y la tabla.

Tablas de Madera

Si se decide por la madera se puede usar perfectamente tornillería. Con hacer presión con el destornillador puede hundirse sin problemas en la madera. Para más comodidad un destornillador eléctrico te facilitará el trabajo.

Este tipo de tablas son muy comunes por su gran aguante a los objetos pesados y pueden ser de grandes dimensiones, aunque el grosor es un factor muy importante. También se pueden pintar de cualquier color o incluso que tenga el patrón tan común de los muebles de madera.

Tablas de Cristal o Vidrio 

Si te decantas por usar uno de cristal lo mejor es usar un adhesivo potente para materiales no porosos como el metal. Aunque también existen patas o complementos para patas de madera que llevan adhesivos especiales para pegar en tablas de vidrio. 

Existen falsas creencias de que usar este tipo de tablas que dicen que son poco resistentes o que aguantan poco peso. La realidad es otra totalmente distinta, son muy resistentes y aguantan muy bien el peso de varios objetos, pero a diferencia de las de madera son menos resistentes a los golpes. 

Además de ser muy elegantes y dar un toque moderno a la habitación pueden ser una buena opción para montar tu nuevo escritorio, pero hay que tener en cuenta que son mucho más complicados de manejar que las de madera. 

2.2 Patas, soporte o estructura 

Luego de elegir la tabla hay que pensar qué lo va a sostener. Puedes elegir entre varios tipos que a continuación los nombramos en la siguiente lista: 

Patas de mesa

Son las más comunes, se colocan en cada esquina. Pero si la tabla es muy larga es muy probable que se combe. Por eso se deben dos más en las mitades de los dos lados más largos porque es en el centro donde se produce ese arqueamiento. Pueden ser de madera o de metal.

Los de madera y de metal se juntan con tornillos a una tabla de madera. Mientras que para juntar una tabla de cristal a las patas necesitan un adhesivo potente para materiales no porosos. Si las patas son de metal no habrá problema, pero para las de madera necesitan un complemento para juntar el cristal con el complemento que estará unido a la pata de madera.

Tablas

Las tablas, que también se suelen usar a menudo, se colocan en los dos lados más cortos de la tabla. Como en las patas, se puede arquear la tabla si están muy separadas la una de la otra. Una solución sería colocar otra de uno de los lados largos.

Se pueden juntar con las escuadras o soportes de esquina para juntar las tablas de madera y para juntar las de cristal con el mismo complemento, pero distribuido a lo largo de la tabla

Estructura

Las estructuras son una pieza grande de madera o metal diseñadas para soportar una tabla tanto de madera como de vidrio o cristal templado. Existe una gran cantidad de estructuras diseñadas para escritorios por eso recomendamos que veas varios diseños y que puedas tener una idea clara para saber que materiales vas a necesitar.

Existen diseños que no hacen falta los complementos mencionados en los anteriores casos porque están hechos de tal forma que con encajarlos no necesita sujeción alguna. Para los que no tienen lo mejor es comprar esos complementos.

Caballetes

Los caballetes son muy útiles y se pueden utilizar para poner encima la tabla y tener tu propia mesa. Con colocar dos a cada lado harán la función de aguantar todo el peso de la tabla.

Cajones

Una manera muy original y que seguro que te gustará es usar cajoneras para soportar el peso de la tabla. Además de que no haría falta mucha sujeción porque al ser tan anchas cubrirían gran parte de la mesa.

Son muy útiles porque en ellas puedes guardar muchos aparatos, utensilios, herramientas… lo que quieras. De este modo podrás organizar mejor tu espacio y tus objetos personales.

Soportes (para colgar en pared)

Con ayuda de los soportes de escuadra y un par de tornillos puedes colgar en la pared una tabla. De este modo dará una sensación de espacio a la habitación. Hay que tener cuidado con el estado de la pared, la anchura de la tabla y las escuadras deberían ser grandes para sujetar toda la tabla. Tiene que ser una tabla de madera porque hay que hacer agujeros en la tabla para unir la tabla con la pared.

Posibles combinaciones

Ahora es tu turno, puedes elegir cualquiera de estas opciones e incluso puedes hacer combinaciones de ellas. Por ejemplo, en un lado dos patas o una tabla y al otro cajones, los dos lados cajones, una cajonera sobre una tabla sujetada de la pared, la típica mesa con 4 patas a cada esquina, 2 tablas a los dos lados, etc. Elige el que más te guste y ya tendríamos todos los ingredientes para montar tu propio escritorio.

Tómate el tiempo que necesites para pensar bien tu diseño. Puedes coger una hoja y lápiz y dibujar varios diseños. También puedes pedir opiniones de tus posibles diseños y de ahí puedes sacar el resultado final.

3. Medidas para el escritorio

Ahora que tienes en mente como quieres el escritorio, es hora de saber las medidas exactas, que uniones necesitas y que herramientas utilizar. En nuestra web podrás encontrar un artículo explicando las medidas óptimas de un escritorio y además de consejos para una postura ergonómica.

Las piezas las puedes conseguir en serrerías diciendo las medidas exactas que quieres para las piezas de madera. Para las de vidrio o cristal hay que ir a tiendas especializadas en hacer cortes a medida. Las de metal lo mismo, tiendas especializadas en cortes de metal. Si no tienes problema en las medidas, puedes optar por comprar piezas ya cortadas en tiendas como el Leroy Merlín e IKEA, o tiendas online como Amazon. Para el apoyo ocurre exactamente lo mismo, puedes pedirlo encargado, comprarlo en alguna tienda o conseguirlo por algún regalo o que te sobre de algún mueble.

3.1 Tabla

Para el largo y ancho de la tabla pueden tener la distancia que necesites, pero teniendo en cuenta que cuanto más largo hay más posibilidades de que se combe. El grosor también es un factor importante, cuanto mayor sea menos se combará, pero el apoyo también tendrá que ser más grueso.

3.2 Apoyo

El artículo explica sobre todo como debería ser la altura de la mesa, cuando conozcas la altura del escritorio hay que tener en cuenta que el grosor de la tabla también influye. Solo hay que restar el grosor de la tabla a la altura del escritorio y el resultado será la altura que usarás para el soporte de la tabla (patas, otras tablas, cajones o caballetes).

Mientras que si quieres colgar la tabla en la pared habrá que usar un lápiz para marcar en la pared los puntos donde hay que hacer agujeros. Marcas la altura del escritorio, restas el grosor de la tabla y haces otra marca. Por último, coges las escuadras que soportarán a la tabla, colocas una a uno en la pared debajo de la marca del grosor de la tabla y marcas en la pared los agujeros de la escuadra.

Ahora solo faltaría, unir las piezas.

4. Unir piezas 

Para unir las piezas es importante saber cómo hacerlo. Por ejemplo, para juntar tanto las patas, las tablas y para tablas sujetas en la pared se necesitan escuadras. Pero para cada tipo se usan escuadras de diferentes tamaños: para las patas pequeñas, para las tablas medianas y para que se sujete en la pared grandes.

Si usas las patas o a las tablas como apoyo lo recomendable es colocar la tabla boca abajo en el suelo, juntar las piezas de apoyo y atornillar las escuadras a él.

Cuando se usa los cajones se puede unir la tapa del cajón superior con la tabla atornillándolo directamente.

Para unir la tabla a la pared hay que usar las marcas que hicimos en el paso anterior. Agujerear la pared con una taladradora donde hemos marcado los agujeros de las escuadras. Luego de agujerear la pared colocar un taco en cada agujero y poner atornillar la escuadra a la pared.

Luego colocas la tabla encima de los soportes y preferiblemente con ayuda de alguien para que lo mantenga, atornillas las escuadras a la tabla. Podrías hacerlo solo, pero sería muy complicado y tendrías que ingeniarlas para mantener la tabla sin caerse.

5. Decoración

La decoración, aunque no lo parezca, es una parte importante del proceso. Porque es un mueble que si lo vas a usar mucho lo mejor es que tenga un estado agradable a la vista y que quede bien con el resto de la habitación. Si te has decidido por un escritorio de madera puedes optar por pintarlo de cualquier color y dependiendo de la madera que hayas usado puedes barnizarlo y darle ese toque rústico de los muebles de madera.

Otra idea es colocar luces RGB que puedas controlar con algún mando o con el móvil y que le dará un toque muy profesional al escritorio.

Y por último…

6. Últimos retoques

Para comprobar que la tabla esté bien sujeta a las piezas de apoyo ejercemos fuerza en el lugar donde más lejos se encuentre los apoyos, casi siempre es en la mitad del escritorio. De este modo al ejercer bastante fuerza podrás comprobar si se comba. Si lo hace habrá que poner algún refuerzo.

Para finalizar con este gran proyecto, es hora de colocar los objetos que quieras: un portátil, una torre, monitores, una pequeña estantería, teclado, lo que quieras y lo que necesites. Porque ya has terminado, ya tienes listo tu propio escritorio hecho por ti.

¡Ahora a disfrutar!

¿Por qué Hacer un Escritorio Casero DIY?

Empezar un proyecto así es un trabajo duro porque requiere de esfuerzo y un poco de conocimiento, pero te aseguramos que al finalizarlo te vas a sentar enfrente de tu mesa recién hecha y te va a recorrer el cuerpo una sensación inigualable. Podrás colocar lo que tú quieres e incluso si te has decidido por hacer un escritorio con cajones, podrás guardar todos tus aparatos, herramientas y objetos varios.

Puedes usarlo para estudiar, leer, colocar un ordenador encima, tu zona de trabajo, en definitiva, un escritorio funcional y hecho por tus propias manos. Aventúrate y pasa una tarde muy entretenida para crear tu escritorio ideal.